miércoles, 17 de septiembre de 2008

RODIN: REFERENTE EN EL ARTE CONTEMPORÁNEO


La Beauté
Charles Baudelaire

Je suis belle, ô mortels! comme un rêve de pierre,
Et mon sein, où chacun s’est meurtri tour à tour,
Est fait pour inspirer au poète un amour
Éternel et muet ainsi que la matière.

Je trône dans l’azur comme un sphinx incompris;
J’unis un cœur de neige à la blancheur des cygnes;
Je hais le mouvement qui déplace les lignes,
Et jamais je ne pleure et jamais je ne ris.

Les poètes, devant mes grandes attitudes,
Que j’ai l’air d’emprunter aux plus fiers monuments,
Consumeront leurs jours en d’austères études;

Car j’ai, pour fasciner ces dociles amants,
De purs miroirs qui font toutes choses plus belles:
Mes yeux, mes larges yeux aux clartés éternelles!

De Les Fleurs du Mal (1861)

Según Pareyson la obra es el resultado de un proceso donde está involucrado un diálogo entre el artista y la materia y entre el artista y lo que nos sugiere la materia: la forma. Para él “forma” es entendida como organismo, una vida autónoma que tiende a la armonía con sus propias leyes.
El concepto de materia reúne todo aquello que se pone en contacto en el proceso de producción: los medios expresivos, las técnicas, las teorías, los diversos lenguajes artísticos, etc.
El diálogo consiste en interrogar a la materia, y ese interrogar tiene carácter interpretativo. Por lo tanto no hay una relación única con la materia y la forma. A su vez en la recepción de la obra no existe tampoco una interpretación única, hay un proceso de interpretación donde se interroga a la obra y se busca la perspectiva más reveladora.

La obra se va clarificando lentamente en los distintos pasos del proceso al que el artista se somete y que, una vez terminado, es consciente que tomó el único camino posible para realizar la obra.
Podemos decir entonces que en la creación artística hay un camino de aventura, donde la actividad del artista se compone de intuiciones, diálogo con la materia, ensayos, errores, búsqueda...


“Se trata de abrir la forma al espacio. La estatua explota y se libera de masas contenidas por tensiones involuntarias y accidentales. ¿Por qué primar el carácter unitario y obligarlo a que resida únicamente en la forma? Hay que dejar que la unidad sea psicológica y, por supuesto, revitalizar el fragmento. Su afición al coleccionismo de piezas antiguas le hizo ver en ellas no “partes de” sino objetos autónomos. De ahí su obsesión por "contrastar una forma fragmentaria, completamente terminada, con la piedra sin pulir de la que surge". Rilke, en sus elogios a Rodin, insiste en la importancia de que la escultura encuentre en sí misma su término”. JOAQUÍN YARZA LUACES
Los artistas, alejándose de la tradición, tratan de descubrir “las vocaciones de la materia”, elemento básico del arte, en lugar de trabajar esa materia prima de un modo intervencionista, aplicando sobre ella ideas preconcebidas.
Surge así una de las razones de ser del arte contemporáneo: el ensimismamiento en sus propios elementos formales.

jueves, 11 de septiembre de 2008

SOBRE RODIN

“El gran escultor Rodin nació el mismo año que Monet, y como había estudiado apasionadamente la escultura clásica y la de Miguel Ángel, supo ser nuevo sin provocar un conflicto fundamental entre él y el arte tradicional. Rodin, en efecto, se convirtió enseguida en un maestro reconocido y gozó entre el público de tanta fama, o más todavía, que cualquier otro artista de su tiempo. Aún así sus obras fueron objeto de violentas discusiones entre los críticos, siendo confundidas a menudo con la de los rebeldes impresionistas. La razón de ello se comprueba al contemplar alguno de sus retratos. Igual que los impresionistas, Rodin desdeñó la apariencia superficial del “acabado”; como ellos, prefirió dejar algo a la imaginación del espectador. En ocasiones incluso dejó parte de la piedra sin tocar para ofrecer la impresión de que su figura estaba surgiendo del caos y tomando forma. A la generalidad del público esto le pareció una excentricidad irritante, cuando no pura dejadez. Sus objeciones eran las mismas que ya se habían dirigido contra Tintoretto.. Para esas personas la perfección artística seguía consistiendo en que todo debía de quedar bien rematado y bruñido. Al desdeñar estos mezquinos convencionalismos, Rodin contribuía a afianzar el derecho del artista a declarar concluida su obra cuando había logrado sus fines artísticos. Como nadie podía decir que su manera de proceder se debía a ignorancia, su influjo facilitó el camino para la aceptación del impresionismo más allá del estrecho círculo de sus admiradores franceses”.
GOMBRICH: “Historia del Arte”
Entradas relacionadas:

RODIN

Rodin from Ana Rey





Entradas relacionadas:
RODIN: REFERENTE EN EL ARTE CONTEMPORÁNEO GOMBRICH: SOBRE RODIN

martes, 2 de septiembre de 2008

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails