jueves, 20 de agosto de 2009

IMÁGENES Y PALABRAS


Ilustración de la obra, Gauguin: "Tres figuras tahitianas"

LAS PORTADAS DE LOS LIBROS
El empuje de los nuevos medios de comunicación ha diversificado el consumo de ocio y cultura, pero los mundos de la escritura y las artes plásticas siguen vigentes. Para las nuevas tecnologías son imprescindibles. Lo que es indudable es que, desde la aparición de la fotografía, el cine, la televisión y la informática, somos incansables consumidores de imágenes. Las sensaciones visuales nos atraen.
Las nuevas tecnologías dieron lugar a numerosas especulaciones sobre el impacto que iban a causar en la sociedad los nuevos medios de comunicación de masas. Un papel destacado tuvieron dos notables ensayistas:
Umberto Eco con “Apocalípticos e integrados ante la cultura de masas” (1965) y Marshall Mc Luhan con “El aula sin muros” (1966) o “La Galaxia Gutemberg” (1972). Ambos escritores se convirtieron en autores de referencia del último tercio del siglo XX.
Se habló del valor de la imagen frente a la palabra. La frase “una imagen vale más que mil palabras” de McLuhan, se ha cuestionado en reiteradas ocasiones.

Escritores, ilustradores, editoriales eligen, para las portadas de los libros, el lenguaje del arte. Convierten la pintura o la escultura en la metáfora visual de la obra literaria.
La utilización de la imagen artística como reclamo publicitario es cada vez más frecuente y se ha acentuado con la proliferación de los medios de comunicación de masas.
Es cierto que se utiliza el arte como un esqueuomorfo, como algo que no ha sido creado para tal fin. A menudo se produce una trivialización y degradación de la imagen en algunos anuncios. Incluso se llega a la perversión de que la obra de arte sólo remite al producto y no al artista y su creación. Pero en el caso de la ilustración de obras literarias, se producen estupendas simbiosis que engrandecen las dos formas de arte.


Ilustración de "A esmorga" por Luis Seoane

...“Certementes, o Bocas estaba tan fora de sí como eu nunca o tiña ollado. Tan acirrado ía na súa teima que máis que bébedo, pois dobláranos a beber a nós os dous, somellaba tolo, un tolo axotado e penchoso que puña medo como un adoecido… Ao Xanciño a bebida non o amolecía, por máis que bebese, senon que, a par que ía bebendo, íase pondo rexo, duro, amuado, até que, cando nono podía aturar máis, dáballe coma un arrepente de quedárese tan dormido coma si estivera morto.. E dimpóis dormía días enteiros, que ninguen era quén para facelo acordar.”...

Milan Kundera: "La insoportable levedad del ser", ilustrada con una imagen de Max Ernst, "La pubertad cercana a las Pléyades"

ILUSTRACIÓN DE LAS OLVIDADAS: "Interior con joven que dibuja una flor" de Louise-Adeóne Drölling (The Saint Louis Art Museum)


"Las mujeres deben permanecer calladas en las iglesias, pues no les corresponde a ellas hablar, sino vivir sometidas, como dice la Ley". SAN PABLO

"El arte es ajeno al espíritu de las mujeres, pues esas cosas sólo pueden realizarse con mucho talento, cualidad casi siempre rara en ellas" BOCCACCIO

"Porque cosa de tan poco ser es esto que llamamos mujer" FRAY LUIS DE LEÓN

"Las mujeres son hechas para estar en casa, no para andar vagando. Sus gustos han de ser los de sus maridos, participados, no propios. El llevarlas a fiestas mueve tal vez al que las ve, si son feas, a desprecios; si son hermosas, a la concupiscencia"QUEVEDO

"Os aseguro que alguien se acordará de nosotras en el futuro" SAFO DE LESBOS

“Pues si las mujeres son capaces de hacer tan bien a los seres humanos al darles vida, ¿cómo puede maravillarnos que aquellas que lo desean sean capaces de hacerlos igualmente bien pintándolos? VASARI

“Ahora ya podemos afirmar a ciencia cierta que la plenitud del arte y la literatura femeninas no comenzaron en la segunda mitad del siglo XX. (...) Hubo muchas mujeres trabajando intensamente en los scriptoria de los monasterios medievales, en los talleres de pintura del Renacimiento, en las cortes de los príncipes del Barroco y del siglo de las Luces, en las calles mugrientas de los barrios de artistas y bohemios del XIX. Hubo muchas mujeres escribiendo en medio del bullicio de las salas comunes de las casas o solas en sus propias habitaciones, y muchísimas que lo hicieron desde las celdas de los conventos. Mujeres que compusieron delicados cantos religiosos, madrigales sensuales, óperas llenas de dioses y amores, sinfonías, cuartetos, preludios y sonatas.Un gran número de ellas se vieron obligadas a permanecer escondidas detrás de los nombres de sus padres, maridos y hermanos realizando obras que luego ellos firmaban (y cobraban).

LA SEDUCCIÓN DE LA IMAGEN, LA SEDUCCIÓN DE LAS PALABRAS...
La palabra seduce, sugestiona, sugiere; la imagen también. La palabra crea metáforas, la imagen es por si misma una metáfora, un símbolo que se puede verbalizar. Palabras e imágenes son dos lenguajes que se complementan. Las palabras nos hacen pensar en imágenes y estas a su vez nos remiten a un discurso verbal. Ambas tienen algo en común: transmiten ideas.

Ilustración de "Mientras ellas duermen: "La visión de Santa Elena" de Paolo Veronese

“Mi adoración es excesiva, pero por eso es adoración. Mi espera también fue excesiva. Y ahora sigo esperando, sólo que se ha invertido el carácter de esa espera. Antes esperaba el logro, ahora espero la cancelación. Antes esperaba la dádiva, ahora espero la pérdida. Antes esperaba el crecimiento, ahora espero la decadencia. No sólo la mía, entiéndame, también la de ella, y para eso no estoy preparado. Usted está pensando que doy demasiado las cosas por hechas, que nada es enteramente previsible, como no lo es el orden de la muerte, se lo he dicho antes. El de la vida tampoco, está usted pensando, y piensa que acaso Inés no se canse de mí y no quiera abandonarme nunca. Piensa que quizá me equivoco al desconfiar del tiempo, que tal vez ella y yo envejezcamos juntos…

Ilustración de "Qué me queres amor?: "La lechera" de Vermeer


"Un guardia entreabrio la puerta y recorrió el gentío con la mirada. Luego abrió del todo e hizo un gesto con el brazo. De la boca oscura del edificio, escoltados por otros guardias, salieron los detenidos. Iban atados de pies y manos, en silente cordada. De algunos no sabia el nombre, pero conocía todos aquellos rostros. El alcalde, los de los sindicatos, el bibliotecario del ateneo Resplandor Obrero, Charli, el vocalista de la Orquesta Sol y Vida, el cantero al que llamaban Hércules, padre de Dombodan...Y al final de la cordada, chepudo y feo como un sapo, el maestro.
(...) Cuando los camiones arrancaron, cargados de presos, yo fui uno de los niños que corrieron detrás, tirando piedras. Buscaba con desesperación, el rostro del maestro para llamarle traidor y criminal. Pero el convoy era ya una nube de polvo a lo lejos y yo, en el medio de la Alameda, con los puños cerrados, solo fui capaz de murmurar con rabia: “¡Sapo!,¡Tilonorrinco! ¡Iris!”MANUEL RIVAS, fragmento del relato “La lengua de las mariposas.”

TESTIMONIOS VISUALES, TESTIMONIOS ESCRITOS
Hubo un período prolongado en la historia de la humanidad en que no existían testimonios escritos. Eran las imágenes y los demás restos arqueológicos los que nos hablaban de las sociedades que los crearon y de sus formas de vida. A través de ellas conocemos nuestra historia prealfabética.

Cuando surge un lenguaje alfabético que se puede transcribir a través de la escritura comenzamos a tener noticias más precisas de los acontecimientos históricos. Pero no siempre estos testimonios son objetivos. Los datos históricos están condicionados por la ideología de quien los cuenta, por las élites dominantes. Y con la aparición de la imprenta, la manipulación a través de la escritura se hizo patente.
Es el terreno del arte literario y el de las artes plásticas dónde se encuentra una escapatoria del control ideológico de esas élites. La posibilidad que tienen esos dos medios de utilizar un lenguaje simbólico, cifrado, ha permitido, a lo largo de la historia, ciertas cotas de libertad expresiva. Incluso, a veces, desde el poder se han admitido, sabiendo que sólo una minoría podría descifrar el mensaje.


SUGERENCIA Y PARTICIPACIÓN
Un ex-alumno, asiduo comentarista del blog, me sugirió el tema de esta entrada. Me pareció una idea muy bonita y la respuesta no se hizo esperar.

Quiero ofrecer la posibilidad de participar en nuevas entradas sobre este tema, a los lectores del blog.
Al que le interese puede aportar la imagen de una portada y un pequeño extracto de la obra. Me la podéis enviar para que la pueda publicar en el blog (con vuestra firma real o seudónimo). Dirección: arelarte@mundo-r.com.

Me encantaría la participación. Gracias de antemano.

6 comentarios:

clariana dijo...

Me ha gustado mucho el tema que tratas, es muy actual e interesante. Siempre me han llamado la atención las portadas de libros ilustrando un cuadro de Arte, a veces, me han llevado hasta comprar el libro sin más referente (será éso que tu comentas de la influencia de la publicidad, que utiliza en este caso al Arte.)
En cuanto a las nuevas tecnologías, te puedo decir que en mi vida he conocido tantos pintores y tantos cuadros como ahora por los blogs. Tengo algunas enciclopedias de Arte, pero no es lo mismo. Volveré otro rato, para leer más a fondo este post tan estupendo. Saludos afectuosos.

Negrevernis dijo...

Preciosa entrada, me ha gustado muchísimo, muy original e invita a la reflexión. Especial atención me ha producido el apunte sobre el libro Las Olvidadas, lectura que me cautivó en su momento.
Gracias.

Ana dijo...

clariana: el poder de atracción de la imagen es muy fuerte. Algo parecido me ocurre a mi cuando entro en una librería. Hay portadas tan sugerentes que te anticipan el contenido y que te invitan a descubrirlo´.
Y las nuevas tecnologías son un medio de conocimiento fantástico. Junto a la ignorancia e incluso lo más negativo del ser humano, difunden cultura: imágenes y palabras.
Gracias por tu comentario.
¿Por qué no participas con una pequeña colaboración?
Saludos

Ana dijo...

Negrevernis: como sabrás Ángeles Caso es una escritora comprometida con las reivindicaciones femeninas. Si a eso le añadimos que es licenciada en Historia del Arte, enseguida la incluí en la entrada. Es más una de mis presentaciones lleva el subtítulo de la obra que incluyo en esta entrada.
"Las olvidadas" es un libro muy instructivo que pone en evidencia el maltrato que se dio a la mujer durante siglos. Es un libro que no debemos perder de vista.
Saludos

O Curioso Impertinente dijo...

Estou dacordo con Clariana no comentario sobre o atractivos que resultan os libros que reproducen na portada unha obra de arte, por iso sempre me pareceu, por parte das editoriais, antes máis que agora, unha descortesía cara ó artista e unha desconsideración co lector que non indicaran en ningures nin siquera o título.
Para min era desaproveitar unha vía, ben sinxela, de información ó lector e, ademáis, finalmente, todo quedaba nun puro e simple saqueo da obra de arte.
Eu afeccioneime a algúns pintores porque nalgún momento topei obra súa na capa dun libro no que, cun didactismo mínimo, se daba o nome do autor e da obra.

Ana dijo...

Tienes toda la razón. Hay libros en que se cita el autor de la obra que ilustra la portada, pero muchos otros ni lo nombran. Tu lo dices muy bien: "puro e simple saqueo da obra de arte".
Aunque sea una gota en el océano...desde aquí ¡reivindiquemos ese arte que no es solo una cuestión estética! ¡Esas obras de arte también nos hablan, nos provocan, nos despiertan a veces con su impacto, en un instante!... y como muy bien añades, nos acercan al objeto artístico.
Como siempre "Curioso Impertinente", eres certero.
Saludos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails