lunes, 31 de octubre de 2016

LOS BURGUESES DE CALAIS, TESTIGOS DE LA HISTORIA






En 1884 el ayuntamiento de Calais encarga al escultor Auguste Rodin el proyecto de crear, en la plaza principal de la ciudad, un monumento para homenajear una hazaña heroica, la de un grupo de seis personas que se entregaron voluntariamente a los conquistadores ingleses, para evitar la completa destrucción y saqueo de Calais al inicio de la Guerra de los Cien Años. El monumento celebró el heroísmo de estos calesianos, reforzando la identidad histórica de la ciudad.
Calais, Plaza del Ayuntamiento
Rodin descarta el típico monumento con un gran pedestal y decide situar a los personajes, realizados en bronce, sobre una mínima peana triangular, casi a la altura del espectador, lo que les daba más humanidad y evitaba los lugares comunes del heroísmo y la teatralidad exaltada en un zócalo. 
Concibió un grupo de seis personajes, aislados pero unidos en la miseria de su situación. Son personajes históricos con gran diferenciación psicológica. La posibilidad de enfrentarse cara a cara con cada uno de los personajes y de caminar entre ellos, permitió al artista mostrar todos los detalles de los rostros y las expresiones. Rodin crea elocuentes retratos y trata de dar a los rostros rasgos característicos de la región de Calais con el fin de conferir al drama una dimensión real y actual.
El artista aplica a su obra un modelado de superficies rugosas y multiplica los planos para lograr efectos de luces y sombras. Esta técnica del "non finito" que inició un vanguardista Miguel Ángel, convierte al espectador en un observador activo. Él debe completar la obra con su imaginación. 
Crea volúmenes dotados de vida. Para ello utiliza una serie de recursos: actitudes y gestos, juegos de luces y sombras que surgen de la acción recíproca de entrantes y salientes, incisiones, rasguños de las superficies esculpidas. Sugiere el movimiento sin representarlo materialmente.


El movimiento rotativo invita al espectador a caminar alrededor de la escultura lo que lleva a una secuencia de imágenes en las que cada rostro refleja rasgos individuales de sentimientos variados (resolución, angustia, apatía...).

Rodin expresa con realismo a seis hombres que han sobrevivido el sitio de un año y que ahora dan su primer paso hacia la muerte. Algunos se inclinan, unos cabizbajos, otros con la cabeza alta, otros se tapan el rostro horrorizado con las manos, todos dudan. Los seis burgueses están vestidos con harapos y preparados para ser colgados. Aunque los hombres estén individualizados se trata de una obra colectiva, en la que las personas se dirigen juntas hacia un destino inexorable.  No se narra un instante específico congelado en el tiempo, sino un espectro de pensamientos, sentimientos y decisiones. Son hombres encerrados en si mismos, en su dolor y no se comunican entre ellos ni con el espectador. Se aprecia el deterioro físico y anímico de las anatomías lo que anuncia las vigorosas deformaciones del expresionismo. Rodin es un artista innovador que se opone al rígido academicismo del siglo XIX.
De tamaño mayor que el natural. No forman un único bloque, sino que se trata de seis figuras totalmente exentas, en la que es tan importante la materia que las compone como el espacio vacío que las rodea.

Las figuras se introducen en el espacio o dejan que el espacio se introduzca en ellas: la masa corpórea no es compacta y cerrada como en los neoclásicos sino que se articulan rítmicamente los huecos y las protuberancias.

El aislamiento físico de cada una de las figuras está reforzado por un tratamiento retratístico, que rehuye la idealización, y por las distintas actitudes de los personajes.

 La ley francesa permitió que se realizaran 12 copias de la escultura tras la muerte de Rodin. La técnica del vaciado permitió hacer varias copias a partir del molde original.
UNIVERSIDAD DE STANFORD EN CALIFORNIA

1 comentario:

O Curioso Impertinente dijo...

Primeiro, dicir que non coñecía tantas reproduccións desta obra de Rodin. Sabía da de Calais e da do Museo Rodin e nada máis.

Está moi ben traída a conexión coa actualidade, a vixencia que adquire a peza, en particular, como ti indicas, ó mirar para a propria Calais e o asentamento desmantelado e, en xeral, ó ollar para Occidente coas guerras, desterros e refuxiados ou cos valos e expulsións cacarexados polo fungón do tío Donald.
Todo elo, incluida a análise da obra, contextualizado, unha de arte e outra de historia, esa ensinanza interdisciplinar inda pouco frecuente nos estudios.

A cita de Mirbeau predí a importancia e a influencia que vai ter Auguste Rodin, impulsor da renovación revolucionaria da escultura, na forma e no compromiso. Unha aportación quizás non plenamente valorada aínda.
"Os burgueses de Calais" resulta ser unha escultura espléndida e moderna.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails