viernes, 21 de noviembre de 2008

POMPEYA: LA VILLA DE LOS MISTERIOS

La destrucción de Pompeya, Herculano y Stabias, prósperas y evolucionadas ciudades romanas, fue una de las catástrofes que ensombrecieron el imperio de Tito. En el año 79 d.C. la erupción del Vesubio cubrió estas ciudades, permitiendo que se conservaran bajo la costra de ceniza y lava las pinturas que se realizaban en las paredes de casas y villas.
Son las muestras más importantes de la pintura monumental que tuvo un gran desarrollo; se hacían "pinturas históricas" de igual sentido que el relieve histórico.
El período de más esplendor es el de la época de Augusto.
El manto de la erupción al solidificarse, preservó durante siglos todo ese universo, de un modo perfecto y hasta en sus ínfimos detalles.
Cuando se descubrieron en el siglo XVIII estas ciudades sepultadas en el olvido, los arqueólogos tuvieron a su disposición petrificada y real en todas sus facetas una ciudad imperial del siglo I de la era romana que permitió conocer muchísimos aspectos de la vida cotidiana.
El área arqueológica de Pompeya y Herculano, fue inscrita por la Unesco en la lista del patrimonio mundial en el año 1997.


POMPEYA: VILLA DE LOS MISTERIOS

Era una residencia lujosa y elegante, perfectamente integrada en el paisaje y situada extramuros de la ciudad de Pompeya. Su excelente estado de conservación ha posibilitado la contemplación de sus pinturas mitológicas manteniendo todavía unos vivísimos colores.
Sobre un fondo rojo intenso, varios personajes aparecen en actitudes diversas y enigmáticas. No sabemos muy bien el significado de las distintas escenas, pintadas todas ellas en el salón de la casa. Aparentemente parecen ser los ritos de iniciación de las esposas a los misterios dionisíacos.

FRESCOS MEGALOGRÁFICOS
Llamados así por Vitrubio, se dan en el s. I a.C. y parte del I d.C. Representan personajes de tamaño natural que componen escenas. Pueden aparecer arquitecturas para dar un mayor realismo. No hay muchos, pero sí de una gran calidad.
Destaca "La Villa de los Misterios", en Pompeya, de época de Augusto.

“Al recorrer aquella ciudad de muertos una idea fija me perseguía... Dejar las cosas en el sitio en que están y tal como están; reponer los techos, cielos rasos, entarimados y ventanas para impedir el deterioro de las pinturas de las paredes; levantar el antiguo recinto de la ciudad... ¿No sería este el museo más maravilloso de la tierra? ¡Una ciudad romana conservada por completo, como si sus habitantes acabaran de salir un cuarto de hora antes! Se aprendería mejor la historia doméstica del pueblo romano, y el estado de aquella civilización, dando algunos paseos por Pompeya restaurada, que leyendo las obras de la antigüedad. La Europa entera se apresuraría a trasladarse a aquella ciudad representante de los antiguos tiempos, y los gastos que exigiere la ejecución de este proyecto, serían ampliamente compensados por la afluencia de extranjeros en Nápoles”, escribía CHATEAUBRIAND en su diario tras recorrer, hace dos siglos, las ruinas de Pompeya.

Entradas relacionadas:

ESTILOS DE LA PINTURA ROMANA MUSEO ARQUEOLÓGICO DE NÁPOLES: LA BELLEZA RECUPERADA

4 comentarios:

Antonio Martínez dijo...

Estiven varias veces en Italia pero nunca cheguei a Pompeya. Haberá que ir tras recibir outra magnífica lección de arte.

Ana dijo...

Ante todo, gracias de nuevo. Resulta inabarcable todo lo que desearíamos hacer...¡cuántas asignaturas pendientes quedan en el camino!...
Yo tampoco conozco Pompeya pero, por suerte, tenemos estupendos libros y esta magnífica fuente de información que es Internet.
Aunque el arte se descontextualiza en el museo y más la pintura mural, el arqueológico de Nápoles debe ser digno de visitar también.
Italia es de los paises al que uno desea regresar...Esperemos que sea pronto.
Saludos

rara avis dijo...

Una vez que pisé tierras italianas ya deseé volver y no cabe duda que lo haré. Florencia, Venecia, Napoles, Ravenna...demasiada cultura en tan poco espacio.
Aquí te dejo mi email para cualquier cosa: emilia.garcia.paz@hotmail.com
En unas semanas tengo que exponer un trabajo sobre el San Jerónimo de Torrigiano, en cuanto pueda te lo enviaré para que descubras un poco más la escultura del Renacimiento español.
Un saludo

O Curioso Impertinente dijo...

¡Quén non querería visitar Pompeia! Mentras chega esa ocasión, botaremos man deste blog e da literatura.

"O aspecto de Pompeia é sumamente sorprendente; ese brusco salto cara atrás de dezanove séculos asombra ata ós máis prosaicos e menos comprensivos,(...) esas inscripcións trazadas con letras vermellas, cursivas e a pincel, nas paredes dos valos: carteis de espectáculos, pedidos de locación, fórmulas votivas, letreiros, anuncios de todas clases, curiosos como dentro de dous mil anos sería, para os pobos descoñecidos do futuro, topar unha fachada de París cos seus carteis e seus pasquíns; esas casas cos teitos derrubados que dunha ollada permiten penetrar en todos os misterios do seu interior, todo o segredo deses detalles domésticos que descoidan os historiadores e as civilizacións levan consigo; esas fontes apenas esgotadas, ese foro sorprendido pola catástrofe no medio dunha reparación, e coas columnas e arquitrabes tallados e esculpidos agardando coa pureza das súas aristas que os poñan no seu sitio;(...) a casa do Touro de bronce, a casa do Fauno, a casa da Nao, o templo da Fortuna, a casa de Meleagro, a taberna da Fortuna, no ángulo da rúa Consular, a academia de Música, o Forno público, a Farmacia, a casa do Cirurxán, a Alfándega, a casa das Vestais, o albergue de Albinus, os Termopolios, e así ata chegar á porta que leva á rúa dos Sepulcros.
(...) villa de Arrius Diomedes, unha das casas máis importantes de Pompeia(...) un patio semellante ó que constitúe o centro das casas españolas e mouriscas e que os antergos chamaban impluvium ou cavaedium; catorce columnas de ladrillo recubertas de estuco forman, polos catro lados un pórtico ou peristilo cuberto, semellante ó claustro dos conventos e baixo o cal se podía circular sen temor á chuva. O piso deste patio é un mosaico de ladrillos e mármore branco dun efecto suave e delicado á vista. No medio, un estanque de mármore cuadrilátero, que aínda existe, recibía as augas pluviais que escorrían do teito do pórtico.
(...) Unhas pinturas ó fresco que representaban caprichosas arquitecturas ou paisaxes de fantasía decoraban os muros.(...) No teito estaban pintados Marte, Venus e o Amor, cunha pureza de deseño, un brillo de cores e unha liberdade que revelaban ó gran mestre e non ó simple decorador de vulgar destreza. Un friso composto por cervos, lebres e aves que retozaban entre a follaxe reinaba por riba dun revestemento de mármore cipolino; o mosaico do pavimento, traballo maravilloso debido se cadra a Sosimus de Pérgamo, representaba os restos dun festín con unha arte que engañaba.(...)"

Théophile Gautier. ARRIA MARCELLA, LEMBRANZA DE POMPEIA. Literato e agudo crítico de arte que foi don Théophile.
Un saúdo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails