miércoles, 28 de enero de 2009

ZAHA HADID Y DOMINIQUE PERRAULT EN INNSBRUCK

En todos sus proyectos, Zaha Hadid rechaza constantemente los límites de la arquitectura. Formas libres y ligeras en estado de reposo, planos inclinados, líneas angulosas, volúmenes dinámicos y ritmos aleatorios animan todas sus composiciones, desde el paisaje urbano al mobiliario. Su trabajo toca nuevos conceptos espaciales en una estética visionaria. Parafraseando a Jorge Silvetti, profesor de arquitectura en Harvard, la obra de Zaha Hadid, con sus inigualables manipulaciones de muros, planos y cubiertas, con sus espacios fluidos, entrelazados y transparentes, constituye la prueba evidente de que la arquitectura ni está agotada ni tampoco está carente de imaginación.

BERGISEL SKY JUMP. INNSBRUCK
Creada en 1926, la pista de Bergisel es famosa casi desde su construcción, y se usó en los Juegos Olímpicos de invierno en 1964 y 1976. La agenda internacional de competiciones de saltos es tan apretada que las autoridades locales sólo podían permitirse un año desde la demolición hasta la inauguración de las nuevas instalaciones.


Así que esta obra ingeniosa incluye un café revestido de láminas de acero a 10 metros por encima de la rampa de salto, y es evidente por su diseño que la Federación de Austríaca de esquí pretendía crear un monumento al tiempo que buscaba una instalación deportiva de alta calidad. Con aforo para 150 personas, el café ostenta una vista de la ciudad y las montañas de 360º
La estructura es de hormigón. Hadid la ha descrito como un “híbrido orgánico”, una especie de mezcla entre torre y puente, que simboliza la velocidad de movimiento y el vuelo que caracteriza al más espectacular de los deportes de invierno.
AYUNTAMIENTO DE INNSBRUCK:
DOMINIQUE PERRAULT, 2002

El blanco y el negro son los colores predominantes de este proyecto, al igual que la transparencia y el translúcido son los efectos creados por los materiales. Y sobre todo el cristal es el auténtico protagonista en sus variedades esmaltadas y transparentes. El contraste se produce con los cerramientos, siempre negros y de líneas cuadradas, que crean una geometría cerrada y racional, tanto en los fijos como en los que se abren. Resulta de lo más sugestivo el juego de imágenes que se reflejan en la fachada, regalándole una nueva identidad a los antiguos edificios a los que se han rodeado con este espejo. Los revestimientos juegan un papel esencial en la nueva imagen del edificio, que en su exterior alterna fachadas de espejo con cuadros blancos y negros, mientras que dentro conserva su imagen histórica con altas ventanas neoclásicas.
Formas, dimensiones y funciones heterogéneas marcan todo el proyecto que ha aportado a esta zona tan importante de la ciudad una identidad más fuerte, mas reconocible, y sobre todo, espacios que los habitantes tienen más ocasión de disfrutar.
A pesar del reducido espacio a disposición, Dominique Perrault con este proyecto ha satisfecho visiblemente las variadas exigencias de sus clientes, creando un espacio hecho de historia y naturaleza, en el que se integran soluciones públicas y para el tiempo libre.

A pesar de la reticencia local hacia la arquitectura contemporánea de gran calidad, tanto Zaha Hadid como Dominique Perrault (Ayuntamiento de Innsbruck), han logrado penetrar en este baluarte de tradicionalismo tirolés.
Documentación: Laura Della Badia
Entradas relacionadas:

2 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

Es francamente fabuloso!!, no conocía estas arquitecturas, menudas joyas!! ;-)

Ana dijo...

La pista de Bergisel, para mi, es impresionante. Contemplar Innsbruck desde allí debe ser una maravilla.
Y esos ventanales de Perrault reflejando las montañas me parecen un hallazgo.
Los dos arriesgan en su arquitectura y es de agradecer.
Saludos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails