miércoles, 7 de enero de 2009

DOMINIQUE PERRAULT


La arquitectura de Dominique Perrault no tiene jerarquías. Para él la arquitectura ya no es una obra de composición, sino una disposición efectiva que involucra por igual a formas, materiales y conocimientos.
TORRES EN EL COMPLEJO URBANÍSTICO DE DONAU-CITY VIENA, AUSTRIA
Se trata de una arquitectura sin referencias que opera en la urgencia, rechaza la historia y reivindica una arquitectura sin estilo, sin definición, que no suponga la existencia de un lenguaje previo. Perrault es autor de obras que no sólo resuelven un programa sino que se convierten en hitos, puntos de referencia de las periferias urbanas, como el Velódromo de Berlín o la Biblioteca de Francia en París, por la que obtuvo el premio Mies van der Rohe europeo de 1997.
Como ocurre con el Land Art, el minimalismo o el arte conceptual, en la arquitectura a escala urbana lo que importa no es tanto la forma sino la posición del objeto en relación con el conjunto. Es más la relación, la tensión y la interacción entre las cosas que la forma de las cosas mismas. Presencia o ausencia de la arquitectura, es un tema de reflexión permanente en el trabajo de Perrault, común a las preguntas de los minimalistas sobre la realidad, sobre la construcción y su eliminación. Así, las respuestas de Perrault responden con arquitecturas simples y rigurosas en dos direcciones complementarias: unas que desaparecen en el paisaje, trabajan el vacío metropolitano sin mimetizarse, conservando el rigor de la geometría; y otras que aparecen como cajas transparentes y perfectas sobre el territorio.
Sus edificios no sólo son sensibles a aspectos de sustentabilidad y medio ambiente, sino que son capaces de monumentalizar la ciudad contemporánea y la periferia metropolitana. Para Dominique Perrault el trabajo más bello del arquitecto consiste en perseguir la desaparición de la arquitectura.
TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS EN LUXEMBURGO
La tarea del arquitecto, para Perrault, debe generar efectos de espacialidad, debe crear, mediante gestos simples, un orden que rechace toda mediación. La arquitectura debe limitarse a una economía de la disposición en la que el espacio se entienda mediante actos sencillos que Perrault define como incrustar, tejer, incluir, gravar, instalar, fijar, dividir, mezclar, pegar, prolongar, inundar, eliminar.
Para Perrault la vida, la inmovilidad o el silencio son componentes esenciales de la arquitectura. Estos grandes proyectos transfiguran el paisaje en el que se inscriben mediante un trabajo de intervención mínima en relación al vacío y al contexto urbano.
A distancia, la increíble cáscara dorada del teatro de la ópera de San Petersburgo semeja un cuerpo extraño, un invasor que amenaza con devorar a los tesoros arquitectónicos de la ciudad. Pero cuando la mirada se acerca, esta telaraña de metal y vidrio color oro queda al descubierto tal cual es: un atuendo luminoso y transparente, que deja observar desde afuera todo el interior. Y que les regala a quienes están adentro una visión clara del entorno, con sus viejos edificios y el histórico Teatro Mariinsky, del cual está separado sólo por el Canal Kryukov. Aunque es una obra en sí, la ópera representa una ampliación de este símbolo artístico de Rusia. Y ya se la conoce como Mariinsky II.
TEATRO MARIINSKY DE SAN PETERSBURGO
VELÓDROMO DE BERLÍN
La particularidad del proyecto de Perrault reside en haber concebido edificios "escondidos", cuyos volúmenes se integran en el paisaje circunstante casi "de puntillas". El arquitecto francés ha evitado intencionadamente la realización de construcciones demasiado voluminosas, optando por una volumetría y por formas más sumisas, capaces de comunicar la unidad del contexto, en vez de acentuar las diferencias entres las "dos ciudades en la ciudad".

Ni subterráneo, ni totalmente a la vista, el complejo se caracteriza por una ligera elevación que no compromete la relación con el contexto natural y artificial. Sus núcleos esenciales son los dos edificios subterráneos y revestidos por una red metálica de acero que, gracias a sus juegos de luz, crea un efecto muy similar a los espejos de una superficie de agua. Se trata de una solución ya adoptada por Perrault para los contratechos de la Biblioteca Nacional de París. Las redes han sido situadas al mismo nivel que los tragaluces; están divididas en tiras enrollables y están conectadas entre sí mediante una serie de muelles que, al ser móviles, garantizan la posibilidad de un frecuente mantenimiento. Estas redes, fijadas en soportes de acero, tiene un peso tal que no requieren enganches posteriores.

POLIDEPORTIVO EN EL PARQUE DEL RÍO MANZANARES (MADRID)
Dominique Perrault ha diseñado un complejo polideportivo en el Parque del Río Manzanares en Madrid.
Una "caja mágica" cobija el polideportivo multiuso. Este envoltorio se abre y se transforma, permitiendo que el edificio cambie de forma en función de los eventos que se celebran en su interior. La piel del edificio filtra, refleja y es opaca durante el día. Resplandece en la noche.
Entrada relacionada:
Página web:

3 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

Ciertamente sabe conjugar a la perfección belleza estética, arquitectónica, con utilidad práctica, evitando espacios muertos en sus obras, me gusta mucho ;-)

Ana dijo...

A mi me parece una humanización de la arquitectura el hecho de dejar amplios espacios vacíos entre edificios. Es "dar aire" al ser humano que se sumerge en el espacio arquitectónico. Ese espacio vacío forma parte de la construcción.
Y es introducir la naturaleza en la arquitectura: árboles, estanques, zonas al aire libre entre unas partes y otras de un conjunto. Íncluso a través de la utilización generalizada del vidrio los edificios se expanden hacia el exterior. Me gusta su poética arquitectónica.

Anónimo dijo...

pues hoy lo he visto por primera vez, y...joder, mira que es feo. pero feo, feo. sin gracia, un autentico mamotreto inhumano y gris. lo mismo si se lo hubiesen llevado a otro lado. pero ahi enclavao...pffff. lo mismo por la noche gana, con lucecitas y esas chumionadas. creia que la magia era otra cosa, pero esta visto que en este pais lo mágico es el ladrillo (o en su defecto el cubo de hormigón).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails