sábado, 20 de diciembre de 2008

VENECIA Y LA LITERATURA: JOSEPH BRODSKY

«En este lugar puede derramarse una lágrima en distintas ocasiones. Asumiendo que la belleza consiste en la distribución de la luz en la forma que más agrada a la retina, una lágrima es el reconocimiento, tanto de la retina como de la lágrima, de su incapacidad de retener la belleza". "Permítame que repita algo: el agua es igual al tiempo y proporciona un doble a la belleza. Hechos en parte de agua, nosotros servimos a la belleza de la misma forma. Al rozar el agua, esta ciudad mejora la imagen del tiempo, embellece el futuro. Ése es el papel de esta ciudad en el universo. Porque, mientras nosotros nos movemos, la ciudad es estática. La lágrima es prueba de ello. Porque nosotros partimos y la belleza permanece. Porque nosotros miramos hacia el futuro y la belleza vive en un eterno presente. La lágrima es un intento de permanecer, de quedarse rezagado, de fundirse con la ciudad. Pero eso va contra las reglas. La lágrima es una vuelta atrás, un tributo del futuro al pasado. O es el resultado de sustraer lo mayor a lo menor: la belleza al hombre. Lo mismo sucede en el amor, porque nuestro amor es también más grande que nosotros mismos.
(Último párrafo de “Marca de agua”, donde Joseph Brodsky escribe sobre su relación con Venecia)
«El encaje alzado de las fachadas venecianas es el mejor rastro que el tiempo, alias agua, haya dejado nunca sobre tierra firme. [...] Es como si el espacio, más consciente aquí que en ningún otro lugar de su inferioridad frente al tiempo, le respondiera con la única propiedad que éste no posee, con la belleza. Y es por esta razón por lo que el agua toma esta respuesta, la retuerce, la golpea y la rompe en pedazos, aunque al final la recoja y la lleve consigo hasta depositarla, intacta, en el Adriático.»Joseph Brodsky
Entrada relacionada:

6 comentarios:

Antonio Martínez dijo...

Sen dúbida Venecia é un pracer: físico, literario, artístico.
Perderse polas súas rúas, camiñar polas beiras das canles estreitas, descubrir unha nova igrexa tras calquera esquina.
Un pracer Venecia, un pracer esta entrada.

Ana dijo...

Si, Venecia es de los lugares en donde a uno le gustaría perderse y redescubrir...siempre.
¡Felices vacaciones!

JaviTorres dijo...

Ola xa avance un pouco mais no meu blog

O Curioso Impertinente dijo...

"Logo Aschenbach subiu a cuberta para ver cómo estaba o ceo; quizáis clarexara do lado de Venecia.
Fixera esa suposición, pois a cidade recibíao sempre con tempo espléndido. Pero o ceo e o mar seguían turbios e grises. De cando en vez caía unha chuva neboenta, e tivo que aceptar a idea de atoparse, chegando por rota marina, con outra Venecia distinta da que el coñecera cando a visitou por terra. Estaba apoiado nun mastro, coa mirada fixa en lontananza esperando ver terra.
(...)Outra vez presentábase á vista a magnífica perspectiva, a deslumbradora composición de fantásticos edificios que a república amosaba ós ollos asombrados dos navegantes que chegaban á cidade; a graciosa magnificencia do palacio e da Ponte dos Sospiros, as columnas con santos e leóns, a fachada pomposa do fantástico templo, a porta e o gran reloxo, e comprendeu entón que chegar por terra a Venecia, baixando na estación, era como entrar nun palacio pola esqueira de servicio. Había que chegar, pois, en barco á máis inverosímil das cidades.

(...) A travesía coñecida ía pola lagoa, pasando por diante de San Marcos e subindo logo pola Gran Canal. Aschenbach sentaba perto da proa, no banco circular, cun brazo extendido na varandiña, e facendo sombra nos ollos coa outra man. Quedaron atrás os xardíns públicos, e a Piazzeta abriuse unha vez máis ante os seus ollos na súa magnificencia principesca. Ó chegar á grande serie de palacios, apareceron tras un recodo da canal os arcos maxestuosos de mármore de Rialto. O viaxeiro contemplaba toda a beleza que desfilaba ante os seus ollos, e oprimíaselle o corazón. Respiraba, en aspiracións profundas e espiracións doorosas, a atmosfera da cidade, aquel cheiro lixeiramente putrefacto, de mar e de pantano, que o día anterior quixera abandoar con tanta urxencia. ¿Era posible que non soubera, que non tivera considerado ata qué punto seu corazón estaba vencellado a todo aquilo? O que pola mañá era un sentimento vago, unha leve dúbida, voltouse xa en anguria, en dor efectiva e punzante, en tribulación tan grande para a súa alma, que varias veces asomaron bágoas ós seus ollos, en forma completamenta extraña.
Aquilo que máis dooroso lle resultaba, aquilo que ás veces semelláballe absolutamente insoportable, era sen dúbida o pensamento de que xa non voltaría a Venecia, de que se despedía dela para sempre. Porque despois de ter comprobado por segunda vez que a cidade era nociva para a súa saúde, despois de verse obrigado por segunda vez a abandoala de repente, tería que considerala como unha residencia prohibida, insoportable. Insensato sería probar fortuna unha vez máis." (...)
Thomas Mann. A MORTE EN VENECIA.

Moi dacordo con vos os dous, e engadiría unha volta polo Mercato de Rialto, anque só sexa para disfrutar da Venecia popular.Saúdos.

Ana dijo...

Estupenda novela al igual que su versión cinematográfica.
Rialto...allí estuve con Mª José hace ya unos cuantos años. Además en el Hotel Rialto, pegado al puente. Compramos algo en el mercado que citas.
Feliz año nuevo, también para Amparo

O Curioso Impertinente dijo...

As felicitacións son recíprocas e extensivas a todos aqueles que por aquí se asomaron. Feliz e venturoso aninovo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails