jueves, 25 de marzo de 2010

EN EL CENTENARIO DE LUIS SEOANE


No puedo dejar de exteriorizar mi admiración por este artista polifacético en el año en que se celebra su centenario. Su obra es enorme. Por ello haré dos o tres entradas para sumarme a los  homenajes que se están realizando.

Su biografía
Pintor, grabador, muralista, ceramista y poeta. Nació en Buenos Aires, el 1 de junio de 1910. A los 6 años de edad, llegó a Arzúa, Galicia, lugar de sus antepasados. Se licenció en Derecho en 1934. Paralelamente a su formación universitaria, inició sus estudios en grabado y pintura realizando su primera exposición en 1929. Comprometido con la realidad político-social de Galicia, participó intensamente en la vida cultural de la época, convirtiéndose junto con otros artistas, en un motor de renovación plástica.
                                           "Conversa", 1946
La peripecia vital e intelectual de Luis Seoane no supone tanto el esfuerzo de llevar a cabo una obra amplia y coherente, como la voluntad de devolverle a la plástica y al pensamiento gallego la dignidad perdida por los años de aislamiento y atraso: una creatividad apasionadamente comprometida con su tiempo.
La vida de Luis Seoane (Buenos Aires 1910-A Coruña 1979) fue un largo viaje a través del siglo XX. Formado durante la dictadura de Primo de Rivera, luchador en los años de la República, huido en 1936, organizador y promotor de la vida cultural en el exilio, viajero por el mundo y atento a los múltiples discursos que iba generando su época, Seoane fue testigo de excepción de este siglo agitado y convulso. Su obra, vasta y diversificada, su pensamiento abierto, sus iniciativas, lo convierten en un personaje destacado en el panorama de la cultura gallega y española del siglo XX, que ayudó a construir con su esfuerzo, su talento y su compromiso.
"Mujeres", 1946
Su obra
Primera etapa: influencia del expresionismo alemán (Grosz, Otto Dix), los estudios de Lissitstzky, la metodología de la Bauhaus y, en mayor medida, del trabajo de Pablo Picasso. Entre sus primeras obras destacan sus desnudos femeninos y los retratos de campesinos en medio del paisaje de una Galicia utópica. 


                                 "El entierro", 1945
A finales de los 40 su obra evolucionará hacia una pintura en la que el escenario ya no tiene el protagonismo de antaño y en el que se reduce el sentido de la profundidad. La representación ilusoria de tridimensionalidad cedió paso a otras propuestas compositivas. Seoane aplanó el espacio, esquematizó las figuras y dejó de perseguir el sentido de profundidad, dotando a su obra de una inmensa fuerza sintética.
                         "Sueño surrealista", 1944

En los 50 abandonó la paleta de tierras y grises, y se inclinó hacia el uso de tintes saturados, por considerar al color como elemento plástico autónomo. Las pinturas de los años cincuenta presentan figuras de regia estructura y fuerte estatismo y monumentalidad.
                                   "Las mariscadoras",1969

Los descubrimientos técnicos que le proporcionan la realización de murales le llevarán alrededor de los años sesenta a expresarse por medio de una pintura plana de fuertes contrastes de color y de un grafismo que se superpone a la obra pictórica, líneas y planos de color se relacionan entre si. cargando su obra de gran fuerza sintética, llevándola hacia una deconstrucción de la imagen que supondrá el cenit de su etapa de madurez. Seoane reproduce representaciones humanas, tema esencial de su obra, hieráticas y que se reducen a esquemas figurativos, de contenido simbólico, de enorme poder de sugestión.
                              "A chambra branca", 1969
                                "Muller sentada", 1976
Ejes temáticos
La mujer es un gran eje temático dentro de su producción. Seoane rindió homenaje a la figura femenina y reivindicó su rol tanto en el campo laboral como familiar. La mujer sentada es un motivo habitualmente visto en las construcciones románicas de Galicia y al cual el artista ha recurrido continuamente reelaborándolo.
                                "Mater Galleciae", 1961
"Mariscadoras", 1964
La emigración
                                   "Emigrante", 1967

La historia

                           "Pranto pola muller caida"
Esta obra pone de manifiesto la preocupación constante de Luis Seoane por la memoria histórica, en este caso por los muertos de la Guerra Civil. En 1963, Seoane retorna a Galicia tras un exilio político que lo mantuvo en Argentina durante casi treinta años. Todas estas vivencias, la dureza del pasado, el terror de la guerra, la persecución política y el exilio, quedan reflejados en sus lienzos, que se vuelven más narrativos y evidentes que en los referidos a temas más amables. La línea adquiere el protagonismo perdido en obras anteriores, y el ajuste de las piezas de la composición es más elemental, tratando de favorecer la claridad de la idea que quiere transmitir. Recupera los ritmos curvos y las líneas dinámicas, que no por ello dejar de  ser sintéticas parándose apenas en la descripción de los rasgos y la fisonomía. El color evidencia las violentas tensiones expresivas, estallando como si quisiera mostrarnos su potencia interna. El empleo de grandes superficies negras, acentúa el dramatismo psicológico de la escena, y provoca saturación de los colores que le rodean.
"El artista es la memoria de su pueblo"
“En cada país existe una realidad simbólica que se manifiesta de muchos modos y que se hereda. Se trata de signos y formas que vencen al tiempo y pasan de uno a otro estilo. El arte de un pueblo, sin quererlo, actúa de agente transmisor. Esas formas y signos originan a su vez otras nuevas, ocurre probablemente como con los cuentos populares y las leyendas. El futuro está condicionado al aprovechamiento que hagamos hoy con ideas de nuestro tiempo de aquello que heredamos."
"Tres soles en Galicia", 1967
“El artista nunca se abstrae de la realidad histórica en que vive. El pueblo es país y vive fatalmente su tiempo. No puede escapar a este.”

“El arte siempre está comprometido con la sociedad en que se desarrolla (…) el tema no puede ser anécdota circunstancial, sino reflejo de un sentimiento universal que alcance a todos hombres, tal es el caso de “Los desastres de la guerra” (...) El arte no soluciona nunca nada; lo que hace es mostrar las cosas, descubrirlas, enseñarlas en su particularidad y hondura a los hombres.” LUIS SEOANE
                         "Paisaxe do sur", fin de los 70
Tradición y modernidad
La obra de Seoane es una simbiosis entre el afán por evocar el arte tradicional de Galicia, manifestado a través de los petroglifos y de la enorme presencia del románico, y el arte de las vanguardias históricas, admiradas por el pintor gallego ya desde su etapa como estudiante de Derecho en Santiago de Compostela.

Luis Seoane fue autodidacta en su aprendizaje plástico, su curiosidad y admiración por la Galicia de sus antepasados y por el arte en general fueron los motores de su conocimiento. Su estética marcará un antes y un después en la historia de las artes plásticas en Galicia. Tanto la cultura argentina como la gallega constituyeron el impulso de su diversa y extensa producción.
Actualmente se puede ver una exposición bastante completa en Caixanova, en Pontevedra: Luis Seoane, "Razón y compromiso"
Fuentes y enlaces:

11 comentarios:

Luis dijo...

Hola Ana.
Magnífica la entrada, como todas las del blog. ¿No te parece, una vez vista una obra de Seoane, que ya has visto todas? ¿No hay una constante repetición de una misma composición? Dos líneas verticales que dividen al cuadro en tres franjas casi iguales, y luego otras dos horizontales que tienen la misma función. Y sobre este esquema: mujeres, campesinos o paisajes, con algo de variación. Me parece un pintor aburrido (y que me perdonen los galleguistas).
Saludos.

Ana dijo...

Hola Luis, es cierto que algunas de las composiciones de Seoane son bastante elementales, pero hay muchos más aspectos en una obra de arte: el color y la línea, la luz, el contenido, la capacidad de abstracción, la expresividad... Cierto que se repite en su temática. Quizá el artista quiere llamar la atención de un modo insistente sobre las realidades que a él le preocupan.
El diálogo entre el artista y el espectador no tiene por qué ser unívoco. ¡Viva la subjetividad!
Seguiremos comentando...
Felices vacaciones

Antonio Martínez dijo...

Tamén un dos meus preferidos (na casa teño algunhas cousiñas asinadas por el) Foi unha posta de Galicia no mundo universal da arte occidental. O mellor artista galego do XX. Grazas por difundilo.

Ana dijo...

Comparto contigo la admiración por la obra y la persona de este gallego comprometido.
Yo no tengo la suerte de tener ni una pequeña obra suya; solamente alguna pieza de Sargadelos de las que diseñó. De un modo indirecto si hay una relación a través de un tio-abuelo mío que fue su amigo en aquel exilio bonaerense tan productivo e importante para Galicia.
Saludos

O Curioso Impertinente dijo...

"Nas cubertas de libros, e logo nos cadros seus, engaioloume decontado a severidade lineal, tantas veces o hieratismo, a frontalidade das figuras, o seu aire "xigantesco" mesmo nas realizadas no tamaño máis cativo.
Aqueles trazos vigorosos, nidios coma un gume pero impotentes para conter o desborde dun cromatismo apaixoado, traguían á miña memoria as vidreiras das catedrais góticas, coores puros enchumbados na liña ríxida do contorno. Unha severidade lineal que ás veces, case sempre, non era barreira para o desplegue cromático, que rebordaba o marco e extendíase polo lenzo -ou pola superficie caleada- coma unha forza paixoal incontenible. A lóxica, quer dicir a liña, vencida pola emoción, pola cor."
Así conta Basilio Losada a impresión que lle causara a obra plástica de Seoane nun artigo de 1.994, ano no que se lle adicou ó artista o DÍA DAS LETRAS GALEGAS. Nese mesmo artigo, Losada poñía en relación a pintura e a poesía de Luis Seoane, as imaxes e as palabras imbricadas como parte dun mesmo proxecto: a aposta por Galicia. Unha imbricación que se confirma na súa faceta de artista gráfico ou grafista (carteis, revistas),unha das máis interesantes.
Dado que prometes algunha outra entrada, xa haberá ocasión de falar deste tema.

Ana dijo...

Certero el análisis de Basilio Losada. Me gustó mucho. No lo conocía. Gracias por incluirlo en tu comentario. Es posible que recurra a esta cita que me regalas porque es muy expresiva.
Además de la pintura, trataré también de la obra gráfica de Seoane en alguna entrada... y seguiremos hablando del artista.
Saludos

Manuel dijo...

buenos dias luis..... me llamo manuel, y soy gallego.... me parece una falta de educación tremenda que critiques la obra de alguien que ha fallecido ya.... Luis es sin lugar a dudas, uno de los artistas más representativos de galicia, y no solo de galicia.... muchos de los artistas españoles, deberían envidiar las obras de este gran artista llamado Luis Seoane, ya que plasma perfectamente la sociedad gallega, tanto en la pintura como en todos los estilos y maneras, ya que Galicia, casi en su totalidad es rural. Pero una cosa, que si te puedo asegurar, esque el 90% de los gallegos aman su tierra más que cualquier madrileño ama madrid o cualquier Catalan ama a su región.... considero, que los gallegos somos gente muy orgullosa e incluso enigmática para algunos, y eso nos hace especiales. Con este comentario, no quiero criticar ni a Luis, ni a los catalanes o cualquier otra persona que se pueda sentir aludida. Lo único que pretendo resaltar, esque Luis plasmo toda una época con todas sus costumbres, labores e incluso festejos. Y pretendo acabar con mi llamamiento de atención diciendo que: Los gallegos somos gente que ama, no solo a las personas, sino tambien a la tierra, a los animales y a cualquier ser vivo que nos rodea. Nos criaron así, y seguiremos así, o eso espero, pues vivir en galicia, para mi es un privilegio que solo se podría entender viviendolo en carne propia.

Ana dijo...

Manuel: le dejaré espacio a Luis para que responda a tu comentario, si lo cree oportuno. Sólo puedo asegurarte que él es un gallego, que habla en gallego y en castellano indistintamente, que ama su tierra y, como buen biólogo, a los animales y a cualquier ser vivo.
Yo pienso que no critica a la persona de Seoane, sino que hace una valoración estética de su obra.
Esto no me parece que sea mala educación sino la manifestación de su punto de vista legítimo. La obra de todo artista, vivo o muerto, siempre está sujeta a la crítica. Los seres humanos somos distintos y no tenemos porque mantener opiniones uniformes. Seoane como humanista y creador seguro que lo entendería...
A mi me encanta su obra tanto por la forma como por el contenido. Por eso he hecho estas entradas. Pero también me alegra que existan opiniones distintas y que haya comentarios sinceros como el de Luis.
Saludos

Luis dijo...

Gracias Ana por tu comentario. Poco puedo añadir. Sólo decirle a Manuel algo que ya aparece en el segundo post que le has dedicado a Seoane: "El pintor pregunta y responde pintando, y cuando en sus cuadros no se nota ni pregunta ni respuesta, no hay arte". Luis Seoane:"Sobre la creación artística", en "Pintura actual en Galicia", Grial, 1951.
Saludos.

hlgo dijo...

Sobre el comentario de Luis no estoy de acuerdo. Seoane es un pintor maravilloso y lo contrario de aburrido. Y ser galleguista no significa ser esencialista; tanto Franco como Fraga me parecen infames y no hay que pedirme disculpas :) Aprovecho para decir que este blog es excelente...

Ana dijo...

Gracias, higo, por participar con tu comentario. Creo que he respondido anteriormente dando mi opinión sobre la crítica de Luis. La percepción del arte siempre es controvertida. No somos espectadores uniformes, por suerte. Nuestra manera de contemplar la obra de arte depende de múltiples factores: de la sensibilidad, de nuestras ideas, del sentido estético, de nuestros conocimientos que siempre nos mediatizan...
Por ello, ante un panorama artístico tan amplio y diferente tiene que haber diferentes formas de "mirar el arte".
A mi me gusta Seoane como habrás comprobado.
Saludos y gracias por tu valoración del blog.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails