viernes, 10 de febrero de 2017

HENRI MATISSE, LA ALEGRÍA DEL COLOR

Collioure, Estudio de Matisse, 1905 
«Desde el momento en que sostuve la caja de colores en mis manos, supe que era mi vida. Me tiré en ella como una bestia que se precipita hacia lo que ama.» MATISSE

"Los Aloes" Colliure, 1907














"La raya verde", 1905
La palabra francesa “fauve” significa “fiera”. El término "fauves” o fauvistas, con que se denomina el estilo, responde al humor del crítico Louis Vauxcelles, en el Salón de Otoño de París de 1905, que al contemplar un pequeño bronce clasicista entre los lienzos de este grupo exclamó: "Donatello entre las fieras".
Si el Impresionismo reflejaba las impresiones que le llegan al pintor desde fuera, el Fauvismo, junto con el expresionismo alemán, va a plasmar las sensaciones internas, las vivencias psicológicas del artista.
Gustave Moureau, maestro de Matisse, no enseñaba ninguna doctrina sino que forzaba a sus alumnos a pintar con independencia y con la técnica que fuera más adecuada a su temperamento.
Gustave Moureau, maestro de Matisse trataba de que sus alumnos pintaran con independencia y con la técnica que fuera más adecuada a su temperamento.
Matisse fue el precursor y líder del grupo para el que la esencia dela pintura estaba en el uso arbitrario del color a fin de definir la forma y expresar el sentimiento.















“Aspiro a un arte del equilibrio, de la pureza. Un arte que no intranquilice ni desconcierte. Me gustaría que el individuo cansado, agobiado, quebrado, encontrara paz y quietud en mis cuadros.” MATISSE


A finales del siglo XIX Matisse estudió la obra de los postimpresionistas, artistas que habían dejado atrás las normas académicas del pasado y que, junto al movimiento impresionista, comenzaron el camino para alcanzar un arte libre de ataduras. La influencia de Cézanne, Gauguin y Van Gogh fue decisiva para Henri Matisse en aspectos tan básicos en pintura como el empleo del color, las formas y la composición espacial.  
"La alegría de vivir", 1905-1906













El arte África y de Oceanía llegó a los museos de Francia, Alemania y Londres a finales del siglo XIX. Muchos artistas coleccionaron máscaras, cerámicas y tejidos de estos continentes cuyo arte influyó en los fauvistasMatisse viajó al norte de África y algunas de sus obras lo reflejan.
"Las odaliscas fueron el fruto numeroso de una feliz nostalgia, de un bello y vivo sueño y de una experiencia vivida casi en éxtasis, de los días y las noches sumergido en la magia de un clima. 
Una necesidad imperiosa de expresar este éxtasis, esta indolencia divina, en los ritmos coloreados, ritmos de figuras y colores solares y gustosos". HENRI MATISSE










        

Matisse sintió fascinación por las artes populares orientales y sus adornos, en forma de arabescos que aparecían en las telas, tapices y cerámicas de estos pueblos, son motivo de inspiración recurrente en muchas de sus obras.
































En 1910, Matisse llega a Andalucía. En Granada visita La Alhambra. Queda fascinado por el mundo oriental que se respira por todos los rincones del palacio nazarí: los paneles decorativos, los arabescos, jarrones y tapices. A partir de entonces se siente atraído por todo lo oriental. 
Los motivos decorativos islámicos se advierten en una parte importante de sus creaciones: pinturas, dibujos, ilustraciones, escenarios y vestuarios para el Ballet Ruso. En España realiza varios cuadros: “Naturaleza muerta I" "Naturaleza muerta Sevilla II”, 1910-1911,  Joaquina, 1911.





Ritmo, armonía y color son términos aplicables tanto a la música como a la pintura. Pintura y música se hallan a menudo unidas en la obra de Matisse, no sólo como conceptos de armonía, sino como objetos pictóricos. Dedicó numerosos cuadros a temas de danza y música. Entre ellos destaca especialmente "La danza".
En el año 1909, Matisse realiza un cuadro icónico en la historia del arte contemporáneo. Solo con tres colores puros -cálidos y fríos-, aplicados sin gradación tonal, y con unas figuras que marcan el ritmo de una danza, logra crear una obra impactante y llena de atractivo.

El motivo del cuadro había sido representado, en un segundo plano en “La alegría de vivir”. Cuatro años más tarde, ese motivo será protagonista de esta obra que se encuentra en el MOMA de Nueva York y que sirvió de prueba del que realizó por encargo del coleccionista ruso Shchukin en 1910. Este se encuentra hoy en el Hermitage (San Petersburgo). 

Ambos cuadros son de grandes dimensiones y se diferencian sobre todo en la intensidad del color. Al artista le interesa la expresividad de las formas que se simplifican frente a la descripción anatómica. En este cuadro hay una abstracción tanto de las formas como del fondo y una carencia de sentido espacial.
Junto al panel de “La danza”, Shchukin encargó también el de “La música”, también actualmente en el Hermitage.
"La música", 1911
“La totalidad de mis combinaciones cromáticas debe conducir a un acorde de color vivo, a una armonía similar a la musical.”  MATISSE
"La lección de piano", 1916
Matisse dedicó su vida al arte. Incluso en sus últimos años, enfermo, buscó un nuevo camino para desarrollar su pasión creadora. Su obra es inmensa. Óleos, dibujos, ilustraciones, escultura e incluso la decoración de obras teatrales. Con él y con Picasso se inicia el camino de un arte nuevo, un arte de vanguardia a comienzos del siglo XX. Se produce la ruptura con el estricto arte académico y se busca la libertad expresiva partiendo de los elementos esenciales del arte: colores, formas y líneas que ya no tienen que ceñirse a la normativa preestablecida ni reflejar con precisión la realidad. 
Matisse murió en Niza el 3 de noviembre de 1954. A diferencia de otros artistas, tuvo un reconocimiento internacional durante su vida, gozando del favor de los coleccionistas, críticos de arte y de la generación de artistas más jóvenes. En 1952 se inauguró el Museo Matisse en su ciudad natal.
ENLACES 
Marcelin Pleynet et le savoir peint 
Las odaliscas que "nacieron" en la Alhambra 
Henri Matisse 
KHANACADEMY 
ANDRÉS LUQUE TERUEL: Pnturas de MATISSE en Sevilla
Olga’s Gallery (imágenes)

3 comentarios:

Lola Mu dijo...

Qué maravilla, Ana. Hace ya unos años (aunque a mí me parece que fue ayer)se celebró en la Alhambra una preciosa exposición y tuve la suerte de poder disfrutarla. Te dejo aquí el reportaje de RTVE, por si no lo hubieras visto. Un abrazo.

http://www.rtve.es/noticias/20100514/fascinacion-matisse-mundo-islamico-alhambra/331334.shtml

Lola Mu dijo...

Perdona, me he confundido; la dirección es esta:

http://www.rtve.es/noticias/20110114/alhambra-fascino-matisse/395034.shtml

Ana dijo...

Gracias por tu comentario. Recuerdo cuando se celebró esa exposición y me hubiera gustado ir a Granada y admirar las obras de Matisse de cerca... y regresar a la Alhambra para disfrutar de esa maravillosa conjunción de arquitectura y naturaleza, el agua, los jardines y la luz de esa preciosa ciudad. No me extraña que Matisse se quedara deslumbrado ante el palacio nazarí.
Un abrazo y gracias por el enlace.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails