miércoles, 3 de febrero de 2021

FERNANDO BOTERO I: VOLUMEN, COLOR Y LUZ

"Bailarines", 2002
“El objetivo de mi estilo es potenciar los volúmenes, no solo porque amplía la zona en la que puedo aplicar el color, sino porque transmite la sensualidad, la exuberancia, la profusión de la forma que busco.” FERNANDO BOTERO

Con el dinero que recibe por el segundo premio en  el IX Salón de Artistas colombianos,  viaja a Europa. Este período será fundamental para su formación. Descubre el arte del Renacimiento y en especial el del Quattrocento florentino. La admiración por los grandes maestros marcará su obra.

Durante su viaje a Europa, reside durante un tiempo en Madrid. Se hacen asiduas sus visitas al Museo del Prado, donde copia los cuadros de los clásicos, para impregnarse así de la sabiduría y la técnica de sus obras. En el Prado se produce el primer encuentro directo y verdadero con el arte: Tiziano, Tintoretto, Velázquez, Rubens y Goya. Su gran admiración por el arte del pasado le llevó a alcanzar un profundo conocimiento del mismo y a realizar reinterpretaciones de importantes obras de la historia del arte.

En la década de los sesenta se traslada a Estados Unidos, donde la tendencia artística predominante era el expresionismo abstracto, con figuras como Jackson Pollock y Willem de Kooning. Su propuesta estética y figurativa, basada en el rescate de las más importantes tradiciones plásticas de otras épocas, lo colocó exactamente en la contracorriente del arte dominante. Fueron épocas difíciles de trabajo, en medio del rechazo y del vacío. Su tenacidad y disciplina lo sacaron adelante aun en los momentos más difíciles de entonces.
“Yo soy una protesta contra la pintura moderna” FERNANDO BOTERO
"Obispos muertos", 1961
Botero ironiza sobre el poder detentado en vida y como la muerte lo fulmina. La representación muestra los cuerpos amontonados y ataviados con sus atributos de poder.
Algunas de sus primeras obras se aprecian rasgos del expresionismo abstracto, un estilo que estaba de moda en Nueva York cuando estuvo allí, por primera vez, en 1960.


"El salón de baile", 2000
"Familia colombiana", 1999
"La calle", 1987
"Estoy muy cerca de mi país, aunque no vaya con frecuencia, está en mi imaginación. Todos mis cuadros están hechos de Colombia, leo la prensa colombiana y estoy enterado de todo por mis amigos. Soy colombiano de pasaporte y de alma, y en los últimos años en Colombia está descendiendo la violencia, y me hace sentir optimista". BOTERO
"El Club de la Jardinería", 1997
"Para mi, el origen del placer cuando se mira un cuadro, reside en la exaltación de la vida que se produce por la sensualidad de las formas" BOTERO
“Las Hermanas”, 2005
"En el parque", 1999
"El volumen es el aspecto más importante de mi obra. En Van Gogh y Matisse era la exaltación del color. Cada pintor exalta un aspecto en particular. Yo me obsesioné con el volumen. El interés era intuitivo, y la necesidad de expresar cierta fuerza y sensualidad me permitieron ir racionalizando poco a poco la importancia del volumen. Así mismo, se dio la exaltación del color. Esto ha nutrido mi trabajo. Soy un apasionado por lo que hago, siento un infinito placer por pintar. Realmente la fuente del placer en mi vida ha sido el trabajo"
FERNANDO BOTERO
"Mujer comiendo una banana", 1982

"Bailarina en la barra", 2001
"El notario"
"El estilo es la capacidad creadora de hacer algo distinto, que está dentro del cuadro y se plasma con gran emoción en el cuadro." BOTERO
"El presidente", 1987
"La mujer del presidente", 1989
"La familia presidencial", 1967
"El desfile", 2000
"El arte tiene poder en el tiempo, de recuerdo y de testimonio" BOTERO
"La guerrilla de Eliseo Velásquez", 1988
"Pinté a Colombia toda mi vida, los aspectos amables que conocí en la infancia y adolescencia. No siento directamente la violencia, pues vivo fuera hace mucho tiempo, pero los conozco a través de la prensa. La violencia comenzó a estar en mi cabeza y sentí un día que tenía que pintar, hacer una declaración del horror que sentía ante ese panorama del país".Botero, que reconoce haber abandonado por un tiempo el placer de expresar la ironía en sus figuras coloristas y voluptuosas para poner su pincel al servicio de la denuncia social. FERNANDO BOTERO
"Masacre en Colombia",   2000
A pesar de su preferencia por los temas amables, Botero siente "la obligación moral de dejar un testimonio sobre un momento irracional de nuestra historia".
Las torturas de Abu Ghrabi
"El arte es un arma contra todo tipo de violencia" FERNANDO BOTERO
Una serie de 80 pinturas, bocetos y dibujos basados ​​en el abuso de los prisioneros en la prisión de Abu Ghraib en Irak. Botero critica abiertamente la violencia del gobierno estadounidense en Irak. La indignación que le produjeron estos hechos le impulsaron a realizar estas obras de dura crítica política.
Las fotografías del maltrato por parte de algunos soldados estadounidenses apostados en la prisión habían inundado los medios de comunicación unos meses antes con imágenes tan impactantes y sexualmente degradantes que desde entonces se han convertido en iconos modernos de abuso.
"Quiero que estas pinturas sean el testimonio permanente de un crimen colosal" BOTERO
Tras una etapa de representación de la violencia, Botero regresa a los temas más amables que muestran la celebración de la vida y la alegría de crear. Vuelve a las escenas de América Latina. 
Después de asistir al circo en una de sus estancias en Méjico, encontró allí su fuente de inspiración.

""De inmediato recordó cómo, de pequeño, él procuraba ir al circo cada vez que podía en Medellín cuando lograba reunir el dinero suficiente para comprar la boleta de ingreso, pero ahora su nostalgia infantil se veía enriquecida por una toma de conciencia creativa: su asombro de ver, con ojos de artista, este universo mágico, lleno de acción y movimiento, con personajes fascinantes y colores audaces reunidos en un solo espacio, bajo una carpa de lona. Al cabo de la función la pareja regresó al hotel, pero esa noche Botero casi no pudo dormir, pues su mente febril no paraba de evocar todo lo que había visto. (…) Comprendió que aquí, de nuevo, tenía a su alcance un mundo ilimitado para su pintura.” JUAN CARLOS BOTERO

"Contorsionista", 2007
Retratos de payasos, trapecistas, músicos, contorsionistas... Todos con cierta expresión de tristeza que choca con los vivos colores en que están pintados. Y todos en acción, como corresponde a su naturaleza, pero “con la serenidad y la estática propias de los personajes boterianos”
"Gente del circo con elefante", 2007
"Amo los pinceles, amo los colores, amo la paleta y el olor de la trementina. Hago mis obras con mis propias manos. Los artistas de hoy no saben el placer que se pierden" FERNANDO BOTERO
"Gente del circo", 2007

"Uno puede pintar colores tan salvajes como quiera y siempre van a ser lógicos” BOTERO
"Equilibrista"

"Domador de leones", 2007

Dado el volumen de la obra artística de Fernando Botero haré una nueva entrada sobre su pintura y dedicaré otra sobre su actividad escultórica.

4 comentarios:

noon dijo...

Excelente entrada, Ana.
Lástima que a mí no me guste Botero. Considero que no aporta nada nuevo a la pintura. Vende gran cantidad de obra simplemente llamando la atención con su deformación de la figura humana.
Saludos.

Ana dijo...

Suponía que Botero no está entre tus preferencias. Es un artista con un estilo muy personal. Este es uno de sus valores. Para mi, tiene el encanto de lo "naif", de cierta ingenuidad buscada como un elemento que puede ser un foco de atracción. Su obra es de fácil lectura y llega a gran parte de los espectadores. Desde el punto de vista de todo artista esto es también un valor importante. No es un arte elitista... y claro permite al artista poder vivir de la actividad que le apasiona.
Esta es mi mirada sobre su obra... una mirada entre las miles de miradas posibles.
Saludos y ¡salud!

Anónimo dijo...

w

Anónimo dijo...

I liked the post you have written very much, that's why I have tried to write a post like you, you can see it or if anyone wants to see it, you can see it Click here

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails